¿Qué es la fase de activación? ¿Cómo se aplica?

La activación de usuarios se centra en conseguir que el usuario comprenda nuestro producto digital de una forma que podamos medir de manera inequívoca. Si un usuario cumple con los criterios de paso, ha entendido e interiorizado el valor de nuestro producto.

En la mayoría de los productos, el ratio de usuarios activos es un pequeño porcentaje del total de usuarios, lo que limita el potencial del producto. Cuantos más usuarios activemos, mejor funcionará nuestro negocio.

Por lo general, la fase de activación se compone de dos fases intermedias bien diferenciadas: registro y onboarding.

Registro

El registro es la entrega voluntaria de una serie de datos del usuario que necesitaremos para personalizar su experiencia y volver a contactar con ellos de nuevo. 

Además, nos sirve para conseguir los datos operativos mínimos que necesita nuestro producto para poder funcionar correctamente.

Durante el registro guiaremos a los usuarios por un proceso de obtención de datos mínimos necesarios para crear su cuenta de usuario, y nuestro objetivo será maximizar el porcentaje de usuarios que acaban registrándose.

Onboarding

Durante el onboarding, formamos al usuario en el uso de nuestro producto digital, asegurándonos de que entienda para qué sirve y cómo se utiliza. Aquí demostramos el valor de nuestro producto o servicio a los usuarios, buscando así maximizar el porcentaje de usuarios activados.

La fase de activación suele terminar en un ahá moment’ o ‘eureka effect’ donde el usuario consigue entender perfectamente nuestra propuesta de valor, encaja con lo que estaba buscando y lo consideramos realmente activado.

Nuestro objetivo en esta etapa es que el máximo de registros entienda nuestro producto.