¡Bienvenida, Esther Molina!

Tenemos una noticia de esas que son especialmente difíciles de mantener en secreto porque te hacen tantísima ilusión que, si no las compartes, ¡explotas! No es para menos teniendo en cuenta que tenemos la suerte de seguir construyendo el equipo de nuestros sueños. Y con esta incorporación, estamos un paso más cerca. Va, ya no podemos más, ahí va: Esther Molina se une al equipo para liderar el nuevo departamento Growth by Comms & Content. 

Para no perder la costumbre, le hemos hecho unas preguntas que la sitúan en tiempo y espacio con nosotros y nos permiten conocerla un poquito mejor. Así que, ¡vamos a ello!

 

 

Para ir calentando, cuéntanos, ¿cuál es tu background académico? ¿Qué te ha llevado a ser una pedazo de periodista hoy en día?

Siempre he tenido claro que quería dedicarme a la comunicación y el periodismo es, realmente, la profesión más bonita del mundo si la ejerces con honestidad y te dejan ejercerla con dignidad. Estudié Periodismo y he complementado mi carrera con varios “pluses”: producción en televisión y radio, locución publicitaria, doblaje y marketing.

 

¿Qué hitos de tu trayectoria profesional destacarías?

Mientras estaba colaborando en una radio a nivel nacional, hace casi 6 años, me di cuenta de que me apetecía empezar a adquirir más responsabilidad con habilidades y cometidos que yo sabía que se me daban muy bien, por lo que decidí plantear un programa de emprendedores para gente que no tuviera porqué ser emprendedora. Un espacio que juntara contenido y entrevistas de calidad, con buenas voces y mucha energía. Y la oportunidad surgió en la extinta Gestiona Radio. Recuerdo contarle a la directiva la idea y dejarles caer alguna frase: “tengo esto en la cabeza, tengo el equipo y sé que lo puedo hacer bien y que puede funcionar, solo necesito que me dejéis intentarlo”. Me dijeron “adelante” y estuvimos allí hasta que, un año después, se nos presentó la oportunidad de hacer aquello que ya había funcionado muy bien en Gestiona Radio dentro de la Agencia EFE, donde llevamos cinco años entrevistando y dando a conocer historias que giran en torno a la innovación, startups, emprendimiento y tecnología, con Pymetech, en EFE Radio.

En ese tiempo nos dimos cuenta de que existe una necesidad de mejorar la comunicación entre esas startups/emprendedores con los medios. Hay grandes historias que no trascienden porque sus responsables no saben cómo comunicar el proyecto a los periodistas o lo comunican regular. Por lo que decidimos llevar a cabo el taller “Claves de Comunicación para pymes, startups y emprendedores”. Y a partir de ahí, nace WILDCom, agencia 360 a través de la cual comunicamos proyectos de “impacto”, muchos de los cuales están mejorando el entorno que les rodea. Porque sabemos cómo contarlo. Y a quién.

 

¿Siempre quisiste ser periodista, o tienes alguna vocación “frustrada” de la que todavía no te has quitado la espinita?

Siempre digo que mi madre guarda una veintena de cuentos infantiles, escritos e ilustrados, completamente inventados, que empecé a escribir alrededor de los 6-8 años. Quería ser escritora. Todos tenemos ciertas aptitudes desde pequeños que nos guían hacia donde vamos a desarrollarnos profesionalmente, con el tiempo. Yo lo detecté pronto y cuando fui creciendo descubrí que era el periodismo. Antes contaba historias de “fantasía”. Ahora cuento historias “reales”. Intento no dejar nada que me llame la atención por intentar, así que creo que no tengo “vocaciones frustradas”. Porque si me sobrevuela algo en la cabeza seguramente, tarde o temprano, acabaré yendo a por ello.

 

¿De dónde viene tu interés y pasión por la innovación, la tecnología y el emprendimiento?

Creo que son contenidos que a todos los periodistas nos gusta contar, que cambian verdaderamente realidades porque tienen un impacto en el entorno que nos rodea. Muchas de ellas llevan consigo un toque de superación personal que resulta tremendamente inspirador para los que lo leemos y descubrimos. Y qué te voy a decir, el mundo va a necesitar innovadores, ahora más que nunca. Hay que darles espacio y visibilizar lo que tienen entre manos, para que llegue a mucha más gente. Son los temas con los que más cómoda me siento y que, afortunadamente, cada vez han ganado más peso dentro de los medios.

 

El poco tiempo libre que imaginamos que consigues sacar, ¿a qué lo dedicas?

¡Tengo tiempo libre! Es cuestión de organizarse a nivel personal. De hecho, si no pudiera compartir tiempo (que para mí es lo más preciado, soy selectiva con las personas y las circunstancias con/en las que lo gasto), triunfos y fracasos con mi gente, nada de lo profesional tendría sentido. Son los que me cargan la batería de forma natural. Tengo muchísima energía, mi cabeza va a 1.000 revoluciones en el día a día y es algo que aprovecho para crear, descubrir y volverme más productiva. Pero también libero muchísima tensión, por ejemplo, con el deporte. Concretamente, hago CrossFit, participo en muchas carreras (también de obstáculos) y lo compagino con ejercicios de balance: Yoga, estiramientos o Body Balance. También procuro viajar lejos, siempre que es posible: Bali, México, Perú… Tengo la vista puesta en Australia, para ampliar cultura popular. Y… ¡COMER! Es otra de mis grandes aficiones. No tanto cocinar, aunque el confinamiento me está haciendo aprender.

 

Y para acabar, ¿cuál es la historia detrás de tu incorporación a Product Hackers?

A medida que voy cumpliendo años voy dándole más importancia a eso que llaman “ley de la atracción”. Y este es un claro ejemplo. Descubrí al equipo de Product Hackers hace unos meses porque empezamos a llevarles la comunicación desde WILDcom. Desde el minuto uno conectamos. Me encanta lo que hacen, quiénes están a bordo, a quién se dirigen, la proyección que tienen en un momento como el que estamos viviendo, y su filosofía de “crecimiento” basado en su particular método científico. Han aparecido en más de 30 medios desde que nos conocemos y creo que ellos han visto en WILDCom y lo que yo hacía una “pata” interesante a incorporar para completar toda la oferta “Growth” de Product Hackers. ¿Por qué mi incorporación? Porque ambos estábamos en el momento y lugar precisos para que la conexión funcionara. Y va a funcionar. Ya está funcionando. Van a pasar muchas cosas.

 

 

Hay mucho cociéndose en los fuegos de Product Hackers. Y con la ayuda de Esther y el resto del equipo no tenemos ninguna duda de que la comunicación y el contenido se vienen con nosotros hasta la Luna. Así que solo nos queda decir… ¡Bienvenida, Esther!

Leave a Reply