El ‘ownership’ como motor de agilidad y crecimiento en tu Startup

11 min de lectura Growth
El ‘ownership’ como motor de agilidad y crecimiento en tu Startup

Hoy vamos a sumergirnos en un tema que va más allá de ser simplemente ‘cool’, un concepto que es esencial, fundamental, imprescindible para el éxito y la supervivencia de cualquier startup en este frenético mundo de negocios: El ownership.

No estamos hablando de poseer las llaves físicas de la oficina, estamos hablando de algo mucho más profundo, más intangible y, sin embargo, infinitamente más poderoso: la propiedad emocional y mental de tu proyecto, de tu visión, de tu sueño empresarial.

Comúnmente, la visión de ‘ownership’ se atribuye erróneamente solo a los Product Owners o Managers. Sin embargo, las empresas exitosas y de rápido crecimiento, incluso con equipos pequeños, destacan por una fuerte percepción de ownership en todos sus miembros.

Este es un ejemplo de “estructura de ownership” tradicional…

Ejemplo de estructura habitual de ownership. Fuente: Carlos Beneyto

Y os preguntaréis. ¿Cómo sé si estoy en esta estructura? Es realmente sencillo, solo tenéis que haceros algunas preguntas básicas y ver las respuestas, si obtenéis algo parecido a esto… tenéis un problema.

  • ¿Por qué se ha decidido hacer esta feature? “No sé, porque me lo dijo X”
  • ¿Por qué hacemos esto ahora y no en el próximo sprint? “Porque al CEO le gustaría verlo esta semana”
  • ¿Quién sabe la situación del proyecto X? “Pregunta al PM, el debe de saberlo”
  • ¿Cuando tendremos listo la feature? “Pues le dijimos al CEO que la semana que viene, pero lo veo complicado…”

Esto significa que el conocimiento, responsabilidad y CRITERIO va en cascada, es decir, se espera que el CEO tenga mucho, el rango medio algo menos y en la zona baja mucho menos, y ahi es donde está el problema.

Cuando decimos ‘ownership’, no nos referimos a una mera responsabilidad asignada o a una tarea en una lista de cosas por hacer. Hablamos de una conexión profunda, personal y apasionada con cada aspecto de la startup / negocio.

Es un sentido de pertenencia que va más allá del contrato, una inversión emocional que convierte cada pequeño éxito en una celebración y cada desafío en una misión personal.

En el mundo de las startups, donde la incertidumbre es la única constante y la competencia es feroz, tener un equipo que siente, vive y respira tu proyecto como si fuera propio no es solo deseable, es absolutamente crucial. El ‘ownership’ es la chispa que enciende la innovación, la fuerza que impulsa la perseverancia y la clave que desbloquea el potencial ilimitado de tu equipo.

¿Qué es el Ownership y por qué debería importarte?

Imagina que cada integrante de tu equipo es un mini-CEO de sus tareas, tomando responsabilidad completa y sintiendo cada proyecto como propio. No están simplemente para cumplir horarios, sino para aportar significativamente y hacer una diferencia real, ya no necesitas supervisar cada detalle, porque el equipo se motiva y maneja solo, adelantándose a los problemas antes de que crezcan. ¿Resultado?

Un equipo con un fuerte sentido de propiedad, ‘esto es mío’, las decisiones del equipo son más rápidas y acertadas, como si gestionaran su propio dinero y futuro.

Sería algo parecido a generar esto:

Ejemplo de organización con ownership. Fuente: Carlos Beneyto

En este entorno, la visión y misión de la empresa se convierten en un idioma común que todos, desde el CEO hasta el último incorporado, hablan y comprenden. En función de los desafíos y su complejidad, podemos ajustar el alcance del ownership, pero siempre manteniendo esta filosofía integrada en cada nivel de la organización.

Lo que logramos con esto es un diálogo constante y enriquecedor entre todos los miembros del equipo, sin importar su rol. Programadores, diseñadores, especialistas en marketing, cada uno aporta preguntas y perspectivas valiosas que enriquecen la visión global de la compañía.

Ownership y agilidad: La pareja perfecta

Con un fuerte sentido de ownership, cada uno se siente empoderado para actuar, para innovar, para moverse con rapidez y confianza. Así que, en pocas palabras, el ownership es un must, una necesidad, si quieres que tu startup no solo sobreviva, sino que prospere y se destaque en la jungla empresarial.

En el vibrante y siempre cambiante mundo de las startups, la agilidad no es solo una cualidad deseable, es la reina del juego. La habilidad para adaptarse rápidamente, pivotar cuando es necesario, y aprovechar las oportunidades en un abrir y cerrar de ojos es lo que separa a las startups de éxito de las que se quedan en el camino. Pero aquí surge la gran pregunta: ¿cómo logras que tu equipo sea ágil sin caer en el desorden y el caos?

Aquí es donde el concepto de ownership realmente brilla y muestra su valor.

Trabajadores en una oficina. Fuente: Austin Distel en Unsplash

Cuando se fomenta un ambiente donde todos se sienten dueños de sus aportes, algo mágico sucede. Las decisiones se toman con más confianza y rapidez, no porque haya una orden desde arriba, sino porque cada persona tiene la claridad y la convicción de saber qué es lo mejor para su área. Las piezas del rompecabezas empresarial no solo encajan, lo hacen con una precisión y rapidez asombrosas. Se crea una sinergia donde la suma de las partes es mucho mayor que el total, donde la colaboración se convierte en la norma y no la excepción.

Este enfoque de ownership transforma la agilidad de ser un objetivo deseado a una realidad palpable. Los equipos se mueven con un propósito unificado, cada miembro actúa con la urgencia y la precisión de un fundador. Y es que, en esencia, cada uno se convierte en un pequeño empresario dentro de la empresa, impulsando la startup hacia adelante con una mezcla de pasión personal y visión colectiva.

Cultivando el ownership en tu startup

Y diréis, claro, es muy bonito y fácil de decir todo esto, pero es difícil de llevar a cabo, y es correcto, pero ten en cuenta donde está la “magia del asunto” y la verdad es que… no es magia, es cultura.

Crear un ambiente de ownership implica confianza, transparencia y, sobre todo, empoderamiento. Anima a tu equipo a tomar iniciativas, a equivocarse y aprender de esos errores. Recuerda…

“Un equipo que no teme fallar es un equipo que no teme volar”

Empoderar significa animar a todos los miembros del equipo a tomar la iniciativa, a ser los protagonistas de sus áreas, a sentir que tienen la libertad y el apoyo para proponer ideas, probar cosas nuevas, y sí, también para equivocarse. La clave está en cómo se manejan esos errores. En un entorno donde el ‘ownership’ es real, los errores no son fracasos, sino oportunidades valiosas para aprender y crecer. Se convierten en lecciones compartidas que enriquecen a todo el equipo y fortalecen el proyecto.

Y ojo, todas estas lecciones que estén bien documentadas, por favor, sino no vale de nada.

Equipo remando juntos. Fuente: Mitchell Luo en Unsplash

Pero, ¿cómo animas a tu equipo a adoptar esta mentalidad? Lo primero dando ejemplo:

  1. Demuestra que estás dispuesto a asumir riesgos calculados y a aceptar las consecuencias.
  2. Fomenta un diálogo abierto donde todos se sientan cómodos compartiendo sus ideas y preocupaciones.
  3. Establece un sistema de retroalimentación que no solo se enfoque en lo que salió mal, sino en cómo se puede mejorar.

A partir de ahí cuando el equipo se sienta cómodo con sus líderes, cuando sientan que sus opiniones no son cuestionadas, cuando su criterio empieza a tener algo de peso, es cuando empiezas a tener las bases de ownership.

¿Cómo puedo introducir el ownership en mi empresa?

*Este apartado por si mismo daría para un artículo a parte, pero te voy a dejar 3 pinceladas que te pueden ayudar a empezar a meter en la cabeza el ownership.

No solo habla el PM

En las ceremonias (dailies, weeklies, etc…) además de hablar “lo que está bloqueado o lo próximo que haré, etc.” da espacio para hablar de los proyectos y que el owner asignado a ese proyecto comente su estado y necesidad.

Es importante que el owner conozca la situación real del proyecto, y “forzar” que no sea el PM el que habla de la situación del proyecto, el owner del proyecto puede ser cualquiera (dev, diseñador, etc…) es el encargado de dar visibilidad y alinear a las diferentes personas para que el proyecto salga adelante. El owner deberá ser invitado a las diversas reuniones que impacten en ese proyecto.

En este sentido yo lo suelo hacer con el gestor de tareas / proyectos Linear.

Ejemplo de gestión de Owner en Linear (ocultando datos por privacidad). Fuente: Carlos Beneyto

De tal forma que el owner es el encargado de que el proyecto salga adecuadamente.

No todos a la vez

En mi experiencia por el mundo de las startups, he aprendido que impulsar el ‘ownership’ en todo el equipo de golpe puede ser como intentar hacer malabares con demasiados platos al mismo tiempo: un lío asegurado. Mi consejo es adoptar un enfoque más gradual, “divide y vencerás”.

Empieza identificando a aquellos en tu equipo que naturalmente muestran un mayor potencial para asumir este rol de owners. Habla con ellos en privado, plantea el desafío como una aventura emocionante y bríndales orientación personalizada. Empieza con solo uno o dos, y una vez que estén en marcha y sientan la “ownership”, ve sumando más personas al baile. Es un proceso más lento, sí, pero te garantiza un ritmo más constante y menos tropiezos.

Visibiliza los éxitos y da el crédito al owner

Cuando un proyecto se ejecuta de maravilla gracias a ese sentido de ‘ownership’, es crucial darle un buen reflector a ese éxito. Haz que el crédito brille sobre el owner del proyecto. Que todo el equipo vea que hay reconocimiento real en juego. Es como cuando alguien gana un premio y todos quieren probar esa misma emoción de victoria. Verás que, poco a poco, los demás se animarán a saltar al ruedo y te pedirán ser los owners de sus propios proyectos.

Último recurso

Como un as bajo la manga (aunque no el más recomendado, pero efectivo en momentos clave), puedes mostrar el impacto real y tangible de las acciones y decisionesPongamos los números sobre la mesa.

Si le dices a tu equipo que un proyecto retrasado por dos semanas no es solo un pequeño desfase en el calendario, sino que representa 10.000€ en salarios, 150 clientes impacientes esperando lo prometido, y una posible pérdida de ingresos de 12.000€, les estás dando una perspectiva concreta. A veces, la conexión emocional tarda en llegar, pero el lenguaje de los números suele ser bastante elocuente y rápido de entender. Eso sí, úsalo con cautela y como última opción.

Y bueno, ya sabemos que de palabras bonitas está lleno el mundo, pero en el universo startup, los ejemplos reales valen más que mil teorías. Así que, para no quedarnos solo en charla, aquí os dejo unos ejemplos concretos de cómo el ‘ownership’ está marcando la diferencia en el panorama actual de las startups.

  • Twitter / X : Se podrán criticar las formas de Elon, pero reduciendo un 70% la plantilla y que el producto siga evolucionando, sostenible y en crecimiento solo es posible dando ownership a tu equipo.
  • Canva: Esta plataforma de diseño gráfico es famosa no solo por sus productos gratuitos y su interfaz fácil de usar, sino también por su cultura que fomenta la innovación y la colaboración. Canva fue celebrada en 2020 por ser una de las mejores startups en mantener a los empleados remotos comprometidos durante la pandemia​.
  • Notion: Ha creado una cultura de empresa que fomenta el trabajo en equipo, la innovación y la satisfacción de los empleados. Equipos multidisciplinares, en remoto y en constante evolución. Ownership.
  • Linear. Hemos hablado de ellos antes, en su equipo no hay tantos roles de producto, por que todos hacen producto. Podéis ver más en el Podcast / Newsletter de Lenny Rachitsky, “How Linear builds product” hablan sobre el tema. Super recomendable.
  • Arc (The Browser Company). La compañía que está revolucionando los navegadores (yo hace meses que dejé de usar Chrome) tienen tal cantidad de ownership que son los propios empleados que han hecho X feature los que salen a hablar en los directos de lanzamiento (semanal) de producto. Magistral. Os dejo un ejemplo.

Y recuerda…

El ‘ownership’ es el ingrediente secreto que convierte una startup ordinaria en una aventura extraordinaria.

Sobre el autor

Carlos Beneyto es Head of Product en Inmovilia (Idealista) y Founder en Productea. Es emprendedor y fue fundador de Edify, una Startup para invertir en inmuebles. También escribe artículos sobre producto en Medium. Puedes contactarle a través de LinkedIn.

Escrito por

Carlos Beneyto

Carlos Beneyto

Puede que te interese

Retención vs crecimiento

Adquisición o retención de clientes, ¿cuál es mejor?

Post /Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Post /Relacionados

Cómo hacer Growth con la accesibilidad

Los 5 experimentos mas potentes de 2023

Los 5 experimentos más potentes de 2023

[Descargable] 18 Experimentos que todo eCommerce debería probar