Aprendizaje y Mejorismo: Las claves para tener el mejor equipo del mundo

7 min de lectura Artículos
aprendizaje-y-mejorismo-las-claves-para-tener-el-mejor-equipo-del-mundo

¿Alguna vez te has planteado qué es lo que más valoras de tu trabajo? ¿Qué se te pasa por la cabeza a la hora de aceptar una oferta de empleo o incorporarte a un nuevo proyecto? O, mejor dicho, ¿te has parado a pensar siquiera qué quieres realmente hacer con tu vida? La pregunta tiene traca, ya que mucha gente ni se lo ha planteado, sencillamente, no tiene ni la más remota idea.

Vivimos en la era de la conciliación, del trabajo remoto y de modelos de trabajo que tienden a ser cada vez más flexibles. En este contexto, la retención de talento por parte de las empresas y la proyección / career path por parte de los empleados, cada vez gana más importancia. 

Y es que es así. Buscamos proyectos que nos motiven, que nos permitan conciliar, que no paguen mal (si pagan bien, mejor) y cuanto mayor impacto tenga (quizás la palabra es “disruptivo”, aunque en el ecosistema startup está más que desvirtuada), mejor. 

Quizás hay un punto fundamental que a veces se nos escapa o no le damos la importancia que merece. Independientemente de las buenas condiciones y de todo lo comentado. No se trata de un perk como tal, pero tampoco es proyección, desarrollo profesional o un career path atractivo. Es mucho más que eso. Es aprendizaje.

Entendemos el aprendizaje, según la RAE, como la “adquisición del conocimiento de algo por medio del estudio, el ejercicio o la experiencia, en especial de los conocimientos necesarios para aprender algún arte u oficio”. Vamos, más concretamente, es un concepto ligado a otros como el conocimiento, al saber, la ciencia y a muchos otros palabros que no tienen otra cosa en común que ser las artífices de haber traído a la humanidad donde está hoy.

Cada vez las empresas invierten más en la formación de sus empleados, pero muchas veces supone algo más de cara a la galería que a la propia evolución del aprendizaje como tal. Y no, no hablamos de idiomas, lenguajes de programación o técnicas de marketing y ventas. Me refiero a algo que va más allá. Aprender a aprender. A ser mejores cada día, a huir (que no obviar) de la mediocridad y ser ambiciosos en el ámbito adecuado, siempre con respeto y humildad. A no tener miedo a equivocarnos, a luchar porque las cosas se hagan y a volver a intentarlo una y otra vez, siempre con cabeza y apoyándonos en métodos científicos.

Por supuesto, es un camino a recorrer y no todo el mundo tiene la predisposición ni las ganas de hacerlo. Imagina tener la capacidad de aprender un nuevo idioma, de practicar un deporte nuevo o de tocar un instrumento en menos tiempo del que te imaginas utilizando los métodos más innovadores, efectivos y basados en la ciencia e investigación que hay a tu alcance. Sería top, ¿verdad?

El problema aquí suele ser, igual que nos pasa con la data y la parálisis por análisis: muchas veces tendemos a sufrir “diógenes de información”. Hay tantos cursos, tantos tutoriales, tantas herramientas, tantas disciplinas… Que nos ahogamos entre tanto conocimiento. Por eso es clave conocer este tipo de técnicas, pero sobre todo, el primer paso será hacerte el tipo de pregunta que comentábamos al principio: ¿qué quieres aprender?

Los que nacimos en los 80´, seguramente entendamos el valor que nos aporta esta cuestión y todo lo que conlleva. Si cuando con apenas 6 añitos cogí una guitarra por primera vez con mi padre hubiese tenido YouTube… No te digo Paco de Lucía, pero seguramente tocaría mejor que ahora. O al menos, habría tenido la posibilidad de hacerlo.

Como todo método, requiere de un “modo ordenado y sistemático”, pero siempre una vez hayamos elegido un objetivo.

En nuestro caso, por ejemplo, para formar parte de una compañía como Product Hackers, es necesario tener un background concreto y un expertise, pero cada uno de sus disciplinas concretas. Es decir, hay expertos en CRO, en Paid, en analítica, pero no todos tenemos las mismas capacidades ni la misma experiencia en según qué cosas. Y aunque es maravilloso decir el típico “ninguno de nosotros es tan bueno como todos nosotros juntos”, nosotros queremos más. Siempre queremos aprender y saber más. Y para ello, nos organizamos y aplicamos este tipo de metodologías de aprendizaje.

Recuerdo un post del gran Juanma Varo en el que comentaba con cierta ironía, que las empresas que buscan perfiles de Growth con conocimiento y experiencia de años en decenas de disciplinas y herramientas distintas “no buscan candidatos, buscan unicornios. Y los unicornios no existen”.

Para hacerlo más real y útil, esto es lo que nosotros internamente planteamos como “áreas de conocimiento” relacionadas con Growth que nos facilita mucho la tarea a la hora de elegir objetivos y ponernos manos a la obra:

  1. Analítica: Saber analizar al cliente y su entorno, insights, herramientas de analítica (GA4, Amplitude, Tableau, Power BI, Looker, Excel, etc.) además de reporting y dashboards, BI o CDP´s.
  2. Experimentación: Ideación, hipótesis, priorización, psychogrowth, métricas, segmentación, triggers, randomized y non-randomized testing, usability, QA, estadística, análisis, aplicación de aprendizaje o documentación.
  3. Business: Definición de objetivos, NSM, GOI Tree, Unit Economics, KPI´s, estrategia, forecasting, modelos de negocio, dirección y ejecución de proyectos, gestión de recursos o escalabilidad.
  4. Producto: UX, UI, CRO, performance, discovery, análisis (activación, retención, churn, cohortes, etc.), MVP, pricing, monetización, personalización o innovación.
  5. Marketing: SEO, paid, content, lifecycle, full funnel strategy, customer journey, personas, email marketing, CRM, copywriting, creatividad, viralidad, persuasión, campañas, budgets, market research, benchmarking, social listening, atribución, scoring o go to market. 
  6. Tech: No code, automatización, experimentación, web builders, GTM, Optimize, CDN´s, API´s, BBDD´s, Programación (JS, Python, HTML, CSS) o Load speed. 

Muchas de las disciplinas que mencionamos aquí son la profesión en sí misma de mucha gente. Es imposible ser experto en todo, eso es evidente. Ahora bien, todos conocemos a alguien que sabe mucho de muchas cosas, aunque no se consideren expertos. ¿Cuál es el secreto? Una vez más, metodología, eficiencia y dedicación.

Para entender bien cómo lograrlo, quién mejor que Barbara Oakley para explicárnoslo. Barbara es una de las mayores expertas del mundo en aprendizaje y sus MOOC (Massive Open Online Course) son los más populares. La idea es que nos pueda servir de framework para lograr ese proceso de aprendizaje que nos permitirá alcanzar nuestros objetivos.

En esta infografía podemos ver las 10 claves del aprendizaje:

Como se puede observar en la infografía, hablamos de fragmentar información, de retenerla, de cómo afrontar los problemas, etc. Así como la creación de hábitos y recursos como las analogías y metáforas, que son claves para el aprendizaje.

A mí, personalmente, me gusta mucho el punto de cómo superar la procrastinación. Es algo tan mundano a lo que todos nos hemos enfrentado alguna vez (y seguimos en ello). Esta teoría habla de cómo podemos cambiar las reacciones de nuestro cerebro a los hábitos y cómo se pueden detectar y evitar comportamientos que nos alejan de nuestro objetivo.

La idea de focalizarse en el proceso y no en el producto también me parece súper interesante. Básicamente, si logras cogerle el gustillo, divertirte y que el proceso de aprendizaje en sí sea realmente algo entretenido para ti, el producto (objetivo) llegará. No es lo mismo empollarse el diccionario que jugar a Pasapalabra con Alexa. Claramente no es tan sencillo y el método lo hace todo, pero me parece un ejemplo de lo más acertado.
Hay muchas teorías y métodos de aprendizaje, por lo que lo lógico es investigar un poco y dar con una que se adapte a nosotros. Aunque sí os puedo decir que todas tienen este tipo de conceptos en común. Ahora bien, lo más importante sigue siendo el “querer hacer”. La actitud, el trabajo duro y la dedicación, te lo tomes como te lo tomes.

Comparte en tus RRSS

Twitter LinkedIn
Post /Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Post /Relacionados
8-motivos-por-los-que-un-exemprendedor-es-tu-growth-manager-perfecto-y-3-riesgos

8 motivos por los que un emprendedor es tu Growth Manager perfecto

alineando-incentivos-para-crecer

Alineando incentivos para crecer

incertidumbre-poker-impostores-intransigentes

Gestión del caos: Incertidumbre, póker e impostores intransigentes